Los Siete Espíritus

Cada vez más las grandes empresas se dan cuenta de su responsabilidad en la sociedad y la repercusión de sus actos.  Veamos el caso Volkswagen. Para eso las compañías crean un código ético que sirve como referente tanto personal como profesional para los empleados de esa compañía. Y se afanan en dar a conocer esos valores o principios que rigen su organización.

Ese manifiesto no deja ser una carta de intenciones de como esperan que se comporten sus empleados o como quieren ser vistos por la sociedad. Estos valores hablan sobre la integridad, responsabilidad, respecto, honestidad, esfuerzo, reconocimiento, derechos, relaciones… y así muchos más. Y ahora está muy de moda incluir en esa declaración de intenciones la “Tolerancia Cero” a la corrupción.

Este concepto tiene muchos años, y en 1933 Konosuke Matsushita, prominente empresario de Electric Company de Matsushita, creó siete “principios” donde se preocupaba profundamente por los empleados de su empresa como si fueran familia.

Matsushita creía firmemente que una empresa tan grande como la suya era responsable de ayudar a toda la sociedad a prosperar y no simplemente a los propietarios de la empresa. Los “Siete Espíritus” eran:

  • Servicio al público –proporcionar productos de alta calidad y servicios a precios razonables, contribuimos al bienestar de la población.
  • Imparcialidad y honestidad – ser justo y honesto en todos nuestros negocios y conducta personal.
  • Trabajo en equipo para una causa común – juntar habilidades, basados en el manual, la confianza y el respeto.
  • Unir esfuerzo para la mejora – nos esforzaremos constantemente para mejorar nuestras acciones personales y corporativas.
  • Cortesía y humildad –respetar los derechos y necesidades de los demás.
  • Estar de acuerdo con las leyes naturales – vamos a cumplir con las leyes de la naturaleza y adaptarnos a las condiciones cambiantes que nos rodean.
  • Gratitud por las bendiciones – siempre estar agradecidos por todas las bendiciones que hemos recibido.

¿Te suenan? Seguro que tu empresa tiene unos valores similares.

Ahora es muy “Cool” decir que mi empresa se rige por la honestidad, o que se las relaciones se establecen con transparencia y confianza. O eso es lo que dice un cartel que hay colgado en la oficina. ¿Pero se cumple?

No nos engañemos, las empresas somos nosotros, una empresa no es deshonesta o fiable, o una empresa no miente o dice la verdad. Las empresas no son corruptas o incumplen sus promesas. Son los directivos, gerentes, empleados o proveedores de esa empresa quienes mienten, quienes engañan, incumplen las leyes, ayudan, desarrollan o dan oportunidades.

Una empresa es la suma de los comportamientos de sus empleados cuando saludan a un cliente, cuando firman un contrato o cualquier decisión que tome un directivo. En esos comportamientos es donde se deben cumplir los Valores de la Empresa.

El primer paso es crear los Valores de Empresa, pero el segundo paso y más importante es educar a los directivos o gerentes a saber cumplir esos principios, a desarrollar esa cultura empresarial.

Leave a Reply